domingo, 8 de abril de 2007

DESCUBRIR TU PROPÓSITO DE VIDA

EL PROPÓSITO CREATIVO DE VIDA
Y LA MOTIVACIÓN

Por
Fausto Izcaray Yépez
[1]

Los hombres de espíritu libre, que viven únicamente para el conocimiento, .... se arreglarán para vivir de manera que un gran cambio en la fortuna pública, e incluso una revolución en el orden político, no sea al mismo tiempo la ruina de su vida. Todas estas son cosas a las que aplican la menor energía posible, para sumergirse con todas sus fuerzas reunidas y, en cierto modo, con una respiración amplia en el elemento del conocimiento. Así pueden tener la esperanza de bucear profundamente y quizá hasta ver bien en el fondo.
[2] Federico Nietzsche

Con frecuencia se nos acercan personas
[3] en el mundo empresarial y en la vida cotidiana para solicitar que intervengamos para aumentar la motivación de ellos mismos o de sus subordinados en ambientes de trabajo y en la familia. Puede sentir el lector que es un signo de estos tiempos el perder la brújula que inspire nuestras acciones y las de quienes dependen de nosotros en el ámbito familiar y laboral. Sin embargo, la historia de la humanidad demuestra que siempre ha habido evidencias de la necesidad del humano de encontrar las respuestas a estas inquietantes preguntas: ¿Quién soy? ¿Qué hago acá? Y otra, no menos inquietante: ¿Por qué razón vivo? La búsqueda de motivos para seguir viviendo, aprendiendo, trabajando y compitiendo en la aldea global en la que se ha convertido el planeta - y que fue predicha por Marshall McLuhan con excelente precisión metafórica -, es el principal reto no sólo en el ámbito personal sino también en el ámbito gerencial de las organizaciones.
¿Qué hacer para sentirme lo suficientemente motivado como para inspirar a otros – empleados, hijos, alumnos – a lograr niveles de desempeño extraordinarios en sus respectivos ámbitos de manera que sean satisfechas las expectativas del mercado – en el caso laboral y en el educativo – y de la población en el caso de los servicios públicos? ¿Cómo debo actuar para no desesperarme y deprimirme en la situación actual de nuestro contexto social en donde las oportunidades económicas se han deteriorado dramáticamente para el común de los venezolanos imponiendo severas limitaciones en nuestra capacidad de consumo?
Obviamente que lo primero es encontrar fuerzas internas para usar mi creatividad y lograr recursos necesarios para mi supervivencia y la de los míos. Y aún si no se trata de sobrevivir, sino de competir como sería el caso de una organización, la necesidad es una: obtener la suficiente motivación para actuar.
En el mercado han existido desde hace tiempo diferentes enfoques sobre la motivación. Algunos de ellos basados en conocidas corrientes psicológicas que usan las técnicas propias de esas escuelas y que tienen éxito cuando son usadas por expertos. Sin embargo, recientemente, los estudios integrales del ser humano han encontrado que la fuente de motivación más poderosa es el descubrimiento del propósito creativo de vida y alinearse con él en las diversas áreas del trabajo y la vida.
Descubrir la misión o propósito de vida es a veces un proceso sencillo: se trata simplemente de describir el cargo o función de la persona. Esto ocurre con quienes se sienten bien con lo que hacen. Mas otras veces no es tan obvio y es necesario realizar unos ejercicios de introspección o reflexión, comunicándonos con nuestra mente inconsciente para que sobrepase las anclas establecidas artificialmente por la andanada publicitaria del mundo actual. A decir de Víctor Frankl, cada persona tiene una vocación propia que se conoce por un proceso de exploración personal. Para ese autor descubrimos más que inventamos nuestra misión en la vida. Frankl fue el creador de la Logo terapia y de un conmovedor libro titulado El hombre en busca de sentido
[4], en la cual narra sus experiencias como prisionero de campos de concentración nazis en los que tanto él como sus compañeros de prisión fueron sometido a las más abyectas y horrendas condiciones que pueda que un ser humano pueda experimentar por mano de otros seres humano. No obstante, algunas personas sobrevivieron gracias a encontrar la sabiduría interna para elegir la actitud personal ante ese cuadro excepcionalmente negativo de circunstancias. Frankl cita a Nietszche: “Quien tiene un por qué para vivir, encontrará casi siempre el cómo”.
Muchas personas buscan su propósito de vida, erróneamente, en las imágenes implantadas por los falsos valores de la publicidad comercial que sustenta la patética sociedad del consumo. Así, si interrogamos superficialmente al hemisferio cerebral izquierdo ( al que se le atribuye el pensamiento racional, lógico) de cualquier joven moderno, con frecuencia recibimos respuestas tales como “ comprarme autos último modelo cada año”...”tener fama y que las chicas y los chicos me adoren y se mueran por mí”.. .”ganar mucho dinero”... etc., etc.
Sin embargo, la misión es algo diferente y para explorar nuestra mente inconsciente necesitamos previamente aclarar su ámbito. Para ello ofrecemos una guía inspirada en los escritos de Covey
[5] :

1. Representa tu motivación o tendencia más profunda. Es el producto de conectarte con tu yo más profundo.

2. Es la aplicación de los dones más auténticos de tu ser. Lo que sientes que te hace vibrar. Lo que te produce la más profunda satisfacción. Es la expresión más auténtica de tu capacidad de contribuir con el mundo, con otros seres, contigo mismo.

3. Trasciende tu propia comodidad o interés físico inmediato.

4. Se basa en valores o principios que son benéficos para la vida, el planeta, lamente y el espíritu.

5. Tiene relación e influye en todos los roles de tu vida.

6. Cuando lo escribes y lo recuerdas te inspira a tí. No está escrito para impresionar a otros.
El propósito creativo de vida es la base para vivir una vida con mejor calidad y para sembrar en el mundo semillas de luz. Sobre esto, un gran escritor alemán nos legó el siguiente pensamiento:
“Respecto al hombre que sabe lo que quiere, que trabaja incansablemente en su perfeccionamiento, que conoce los medios para alcanzar su fin, y sabe elegirlos y emplearlos, me parece de menor importancia que persiga un fin grande o mezquino, digno de encomio o de reprobación. Créame Usted, la mayor parte de las desgracias y de lo que se llama malo, es debido únicamente a que los hombres son demasiado indolentes como para estudiar sus fines y para empeñarse en lograrlos, luego de haberlos reconocido”. Johann Wolfgang GOETHE (en Emil Ludwig. La Sabiduría de Goethe, México: Editora Latino Americana, 1.952, p. 217) .

Las personas que logran vivir alineados con sus propósitos creativos de vida encuentran la motivación en sus propias fuentes internas mayormente y demuestran una incansable energía para realizar sus acciones. En las experiencias de consultoría vemos que esas personas son las que liderizan equipos que logran sobrepasar las metas fijadas por la gerencia. Por ello, cada vez más las organizaciones buscan promover experiencias de adiestramiento que faciliten esta búsqueda. Con ello logran empleados más maduros, conscientes, con un alto sentido de responsabilidad y con los más altos nieveles de eficiencia, bases de la competitividad en esta Aldea Global, del Tercer Milenio. De igual forma, estos se convierten en excelentes padres motivadores de la búsqueda del propósito creativo de vida en sus hijos que logran, a su vez, mejores personas, mejores estudiantes y mejores ciudadanos.


*************************************************************************************************************
[1] Licenciado en Periodismo, UCV y Doctor en Comunicación y Psicología Social, Universidad de Wisconsin. Master Practitioner y Trainer en Programación Neuro Lingüística (PNL).
[2] Federico Nietzsche, Humano, Demasiado Humano, 291, en Obras Inmortales, Pág. 762., Madrid: EDAF, 1972.
[3] El autor usa deliberadamente la libertad literaria de escribir en primera persona del singular como una técnica de la PNL para producir determinadas representaciones mentales en los lectores.
[4] Editorial Herder, Barcelona, 17ª. edición, 1995.
[5] S. Covey y otros (1995) Primero, lo Primero. Barcelona: Paidós.

2 comentarios:

Pilar Mazón dijo...

Hola Fausto,

búscando en la red "como descubrir nuestro propósito" he descubierto esta entrada en tu blog y quería comentarte que estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo busco mi propósito, todavía no lo he encontrado, pero algo en mi interior sabe que cuando lo encuentre de forma natural obtendré la motivación y la energía para realizarlo. Muchas gracias por tus palabras que me han hecho sentir que he conocido a alguien más en mi onda.

Un abrazo

Pilar Mazón

María Magdalena Algorta dijo...

Estimado amigo,

concuerdo con su artículo. Tengo el privilegio de haber descubierto mi propósito hace tiempo, que es dar aliento a la creatividad y al descubrimiento del potencial, propios y ajenos, y le confieso que a veces se me torna en una tarea dura de llevar, ante los embistes de esa sociedad de consumo con valores tan competitivos e individualistas que menciona. Si bien hay que reconocer que poco a poco se va tomando conciencia de los valores que importan para encontrar la fuerza interna y la fuente del bienestar, en los recursos internos, hay veces que se me hace difíil mantener la motivación y el convencimiento necesarios para seguir adelante. Supongo que esas personas ilustres y valientes que menciona son guías en nuestro camino, que nos alientan a seguir manteniendo la antorcha prendida, para el logro de ideal común, que se desdibuja en esta sociedad de tiempos rápidos, con poca dedicaición a la introspección.
Pero sigamos intentándolo!! Gracias por el artículo.